Entrevista a Valéria dos Santos, la fundadora de la Organización de las Américas para la Excelencia Educativa ODAEE

September 2, 2019

 

 

Cuando, allá por el año 2007 en una ciudad del sur de Brasil, nacía ODAEE, su fundadora Valéria dos Santos, hoy estudiante de psicoanálisis y aspirante a Maga, así se presenta ella, no podía imaginar la trascendencia e impacto que su proyecto tendría en centenares de personas e instituciones en el mundo.

 

Hoy cuando cuestionada de cómo y porque eligió el nombre de ¨Organización de las Américas para la Excelencia Educativa¨, siglas ODAEE, la misma respondió: ¨El objetivo principal del proyecto siempre fue y sigue siendo la Excelencia Educativa, y la palabra Américas fue añadida porque en aquel entonces yo estaba regresando de un viaje que había hecho a Perú y estaba pensando en retornar allá, lo que hacía que el Proyecto tuviera un alcance internacional, entonces en el 2009, dejé en pausa la vacante de profesora para el cuarto año en la escuela primaria a la que había sido designada en Porto Alegre – RS y emprendí el viaje de regreso a Perú y allá además de la ODAEE-MATRIZ que había fundado en Brasil, cree la ODAEE Internacional  para dar seguimiento al proyecto.

 

¿Cuáles son los proyectos que la ODAEE desarrolla?

Actualmente tenemos 3 proyectos principales: Realización de eventos académicos, reconocimiento de la labor de los docentes en el mundo y la creación de un método y modelo educativo propio.

 

 

Sobre los reconocimientos a los docentes ¿La ODAEE cobra por los premios que otorga?

El reconocimiento a la labor de los colegas docentes en el mundo, es una actividad muy linda que desde la ODAEE tenemos el honor de realizar desde hace más de 10 años, hemos creado un premio llamado ¨Premio Sapientiae a la Excelencia Educativa y Premio Sapientiae a la Educación para la Paz¨ estos premios son para las instituciones educativas y para los docentes otorgamos los títulos honoríficos de Embajadores de la Paz y de Doctor Honoris Causa. Doctor Honoris Causa con énfasis en Educación para la Paz y otro con énfasis en Filosofía de la Educación.  

 

Sobre la pregunta del cobro de dinero la respuesta es sencilla y desde hace varios meses el desglose de los valores esta en nuestra página web, mire, desde hace más de 10 años, logramos hacer milagros, ya que la cantidad de dinero que recibimos es mínima y las inversiones son enormes, por ejemplo, alquilar los salones de los hoteles, el catering, la propia confección de los pergaminos, medallas y otras condecoraciones, diseñar e imprimir el material de los eventos académicos tales como los libros de memorias, los banners, carpetas, etc. Mantener un portal web, el servidor online, la plataforma que usamos para la encuesta de las Mejores Instituciones Educativas, etc, todo tiene costo y el dinero proviene de nuestros miembros, una cuota de 200 dólares anuales para profesionales y 400 dólares para instituciones, lo que resulta en una inversión mensual de 17 dólares por persona y 33 dólares por institución, pero esto no significa que se cobre por los premios y la única forma de que sea posible que este proyecto avance es que quienes apoyamos el proyecto desde dentro, lo hacemos de forma voluntaria, o sea, no hay una nómina de empleados en la ODAEE, pero si hay un equipo voluntario y altruista, profesionales de diversas especialidades que aportan sus conocimientos y que juntos logramos organizar y realizar las actividades.

 

La mayoría de los involucrados con la ODAEE somos docentes o directivos de instituciones educativas, todos sabemos que para realizar las graduaciones o cualquier tipo de evento que requiera de servicios especializados, es necesario una inversión de dinero por parte del participante. En la ODAEE es igual ya que somos un proyecto civil y autónomo, no pertenecemos a ninguna empresa o gobierno ni recibimos donaciones anónimas, pero siempre hemos tenido la buena administración para lograr alquilar los salones y servicios de los mejores hoteles en el mundo, por un costo razonable, lo mismo con los centros de convenciones.

 

El miembro ODAEE sabe que un evento que lleve el nombre ODAEE siempre será de calidad, buen gusto y elegante.

 

(Se copia aquí el desglose de costos desde la web de la ODAEE):

¿Tengo que pagar para recibir el DHC?

No, aunque el proceso si incurrirá en algunos pagos, los mismos corresponden a:

USD 200 dólares para derecho de revisión de documentos, emisión del título y de la medalla. Este valor también le brindará una membresía con la ODAEE por 12 meses, para que durante este tiempo, usted reciba información de los proyectos que realizamos y pueda compartir sus proyectos con los demás miembros en varios países. 

​USD 350 dólares para la participación en la gala de investidura. La investidura ocurre en el marco de una ceremonia y confraternización con cena. Este valor también aplica para acompañantes.

​Cuando se decida que se portará vestimenta especial, implicará un costo extra de confección de la misma. 

​USD 250 por la inscripción en el Congreso, cuando opte por participar en el mismo. Este costo es por persona.

​O USD 400 dólares para la inscripción institucional +individual, incluye revisión de documentos, emisión del título y de la medalla para el representante institucional y la inscripción institucional en la Pesquisa Mejores Instituciones Educativas de las Américas y la confección del Certificado de Excelencia con la descripción de la puntuación obtenida en la encuesta + el informe general de la pesquisa y certificado de membresía con la ODAEE.

                               

Hablemos del Doctorado Honoris Causa, la ODAEE no es una universidad, pero aun así otorga este reconocimiento ¿porque y con qué finalidad lo hace?

Cierto, no somos una Universidad aún, hay proyectos en este sentido, pero este no es el asunto ahora ¿Verdad? Sobre su pregunta le propongo una reflexión, ¿Ha visto usted en algun país, que exista una ley que diga que la entrega de un título honorífico sea de exclusividad de las universidades? Hablamos de un título honorífico en este caso el Doctorado Honoris Causa, cuya locución latina honoris causa puede traducirse como “por honor”. La expresión se emplea para aludir los reconocimientos que se otorgan con la intención de reconocer un mérito extraordinario.

 

El DHC es un título civil y honorifico, no está vinculado a la obtención de estudios académicos y desde la ODAEE, la investidura como Doctor Honoris Causa tiene por propósito brindar reconocimiento e inmortalizar la vida y obra de personas que enseñan con el ejemplo, practicando sus dones y talentos y ayudando a otros a descubrir los suyos, promoviendo  a que esas virtudes trasciendan a las familias e instituciones para el beneficio colectivo.